martes, 24 de febrero de 2009

Muero.

Sentí por un momento que mi corazón dejaba de latir, mis piernas comenzaron a temblar, mi respiración comenzó a ser tan apresurada, que incluso el mundo entero comenzó a dar vueltas, por mis mejillas rodaban amargas lágrimas de dolor, pensar que era yo la que concluía tan mágica historia me retorcía hasta la ultima célula del cuerpo…

No, no quería ni imaginar mis días sin ti, mis noches sin nuestras estrellas, no quería caminar una vez más por las calles con una mirada sin brillo, el brillo de tu amor, sin una sonrisa, esa que dibujas en mi cuando tomas mi mano… no, no quería comenzar a planear mi vida sin ti…


De repente, los miedos, de cuando niña aparecieron, no quiero dormir sola esta noche, quizás no apague la luz… los moustros pueden aparecer bajo mi cama, y consumir lo poco que queda de mi…

Siento escalofríos, mis manos sudan, mis piernas aun tiemblan…. No quiero perderte, pero hoy la decisión es tuya, hice mal y aunque con mi alma quisiera remediar el daño, se que debo asumir las consecuencias…

2 comentarios:

Jebus dijo...

No nos vuelvas a hacer daño, te amo muchisimo, el divertido amor y los sueños y lo que el mundo se movió por nosotros, hace de nuestra historia algo super especial

Quédate en mi mundo y nunca (NUNCA) te alejes

rOo RAMONE dijo...

Senti susto total también...
no se separen nunca de los nuncas!