miércoles, 4 de marzo de 2009

::RecibimOs marzO::

Y se nos fue febrero y con él, muchas fechas mágicas, el recuento de un mes lleno de nosotros…

Y esa noche final, de un mes, donde el frio no nos calaba por estar abrazados, tenía que ser también maravillosa…
Tu tumbado en tu cama, enredado en sabanas que contaban historias, llenas de aromas, llenas de amor, yo detrás de tu ventana, espiando más allá de tu sueño, más allá de tus ojos cerrados, de tus ropas, de tu olor…
Y un intruso, justo en tu puerta, viviendo de lejos, también, con nosotros, tu sueño
Tu ni cuenta te dabas de la silueta que bajo la noche y que solo con la luz de la luna se dibujaba en tu ventana, esa silueta que tantas veces [has mirado, que tantas veces has desnudado, que tantas veces has acariciado y tantas otras amado…]
Y cuando, el sueño se apodero de ti, entre, despacito, muy despacito… me paré al lado de tu cama [nuestra], y con sigilo acaricie tu mejilla, tu no percibías ni mi aroma, pero el intruso [tú] gritaba, para despertar, para pararse y responder a mis caricias…
Te admiré, primero con dulzura, y poco a poco aumentaba la sensualidad… callada, avente las sabanas que te cubrían al suelo, y vi tu cuerpo perfecto, cubierto aún con tu camisa morada, el intruso entraba en desesperación, quería despojarme de mi vestido blanco y negro…
Tú seguías soñando, [yo un poco más caliente y ansiosa de ti], desabotone tu camisa, lentamente, aumentando la temperatura, aumentando la emoción luego siguió el turno de tu pantalón, cayó al suelo, como cada partícula de razón
Y cuando estabas desnudo, vulnerable a mis caprichos, te bese, tierna y deliciosamente, me bebí lentamente tu sabor, y te llevé al cielo… el intruso hacía vario gritos ya, que se había dado cuenta que era solo un fantasma… las contracciones de tu cuerpo se hicieron más poderosas, aumentabas con ellas tu sudor, y mis ganas de sentirme tuya…
Despertaste de repente, y [fue hasta entonces que te diste cuenta de mi presencia], en tu cama… y fue cuando empezó la dulce venganza, provocativamente deslice por mi cuerpo el vestido, las medias… ante tus ojos hambrientos de mi cuerpo, y tus manos sedientas de mi piel…

Y ahora era mi turno, tu tortura comenzó, con movimientos rítmicos y seductores, dilate más y más tus pupilas, y mientras mi cuerpo se movía cadenciosamente con la música de tu corazón agitado, tus manos buscaban desesperadas tocar mi piel, sentirme cerca, pero con fuerza te quitaba, con fuerza y con ganas, no deje que me tocaras

[Con mis palmas recorrí desde mi pelo, hasta la punta de mis pies], tu más ansioso, yo más traviesa… y así siguió el juego, donde tu solo podías ser espectador!
Lleve el juego al fin, tu con asombro y yo con una sonrisa de satisfacción…
Y nuestro intruso, se desvaneció, y tu sueño terminó, pero en los espasmos de tus piernas quedaban aún restos de la imaginación…

3 comentarios:

Jebus dijo...

:$ maravillOso todo~

rOo RAMONE dijo...

Wow!
*_*

Jebus dijo...

O_O ~woOoOw~

esque esa manera que has hecho tan tuya de escribir esto, es tan especial, tan nuestra y tan rica :$

Si sabías que te amo verdad? ;D