domingo, 20 de septiembre de 2009

CaminOs

Conocernos fue toda una aventura, andábamos caminos distintos, con rumbos igualmente distintos, el que todos los fines de semana salía en busca de la niña que le paralizara el corazón, yo la que los mismos fines de semana pasaba las tardes frente a la ventana, esperando que pasará el niño que le sonriera toda la vida.

Y es que creo lo suficiente en el destino, como para pensar que tú y yo siempre estuvimos destinados a ser:

Los que pueden pasar una tarde encontrando nombres para sus futuros hijos
Los que consideran tomar jugo y comer donitas como una cita
Los que pueden permanecer quietos solo mirándose por horas
Los que buscan siempre un lugar oscuro
Los que se visten igual que sus monitos de buddy poke


[Gracias,
por demostrarme ayer
que eres mejor al príncipe que siempre soñé,
se me llena la boca de orgullo cuando digo: él es mi novio,
y sé que a ti te pasa igual]

2 comentarios:

Jebús dijo...

Y qué bueno que un buen día se cruzaron nuestros caminos, el destino existe, solo nos hacía falta encontrarnos para cambiarnos la vida

Corazón, ayer como te demostré? Platicame :D

Puedes estar segura, soy el hombre más feliz y orgulloso por tenerte a ti a mi lado

Chica de ayer. dijo...

oooooooooisssssh.. cuantoo amoooooooooor!
meencanta! ;)