domingo, 25 de enero de 2009

Siento...

Siento tu mirada devorarme poco a poco: tus ojos recorriendo, primero mi cabello,

luego bajas lentamente hasta mi cuello;

mi piel se eriza y tu sigues con tu recorrido seductor;

llegas a mis pechos, y veo como tus pupilas se dilatan…

mis manos empiezan a temblar presas de ti y de un nerviosismo extremo;

ves mi cintura, te detienes poco ahí, bajas a mi vientre,

y más y más abajo, siento tu mirada, quemándome,

me despojas de cada prenda, sin hacerlo…

y cierro los ojos, imaginando que no es tu mirada la que recorre mi cuerpo, sino tus manos






Siento que mi temperatura corporal aumenta, y siento aún desde lejos como tu respiración comienza a agitarse… sigo sentada, con los ojos cerrados, inmersa en las ganas de tenerte justo a mi lado…



Siento tu amor, tan cerca, que casi puedo oír tu corazón!
De repente, ya no son mis ganas, eres tu, tus labios justo encima de los míos, nos perdemos en un beso “loco” lleno de pasión, tus manos buscan bajo mi blusa, y las mías justo debajo de tu pantalón



El tiempo se detiene en ese instante, y nuestros cuerpos se acalorizan, nuestra frecuencia cardiaca aumenta, y no hace falta decir que las horas siguientes pasan volando...

2 comentarios:

Jebus dijo...

:$

me fascina tu manera de describir una mirada

ven~

rOo RAMONE dijo...

siento ganas de unos minutos más a mis horas,
y unas cuántas cuadras la facultad de mi casa.
Qué se le va a hacer...
Ocho pe eme, nada bueno nada bueno.
Un beso bonita.
me gusto la entrada.. =)
y los chones provocadores jaja!